Skip to content

El camino hacia la visa de estudios en Canadá

La pandemia como ya sabemos cambió la vida y los planes de todos. Supuestamente yo debería estar estudiando en Canadá desde hace un año y sigo en casa (lo cual ha resultado ser muy bueno económicamente). Después de un año de intentar tener todos los papeles listos finalmente este mes he logrado dar mis biométricos al gobierno canadiense, pero no fue nada fácil.

Hace ya a casi un año que solicité el permiso para poder estudiar en Toronto, este trámite se debía hacer en menos de 90 días, pero en estos tiempos, a personas como yo nos ha tomado un año o más. Las escuelas y el gobierno han sido muy comprensibles (por eso si tienes en mente aplicar a una escuela no lo dudes, te sorprenderás de las ventajas de estudiar en línea en una escuela en el extranjero).

 La Embajada de Canadá en México lleva cerrada toda la pandemia, lo cual es un obstáculo muy grande para poder tener la visa de estudios a tiempo y continuar con mis estudios, los cuales como ya he dicho los estoy haciendo desde mi casa en México.

Debido a que lo que estoy estudiando lleva una parte práctica tuve que mover todo lo posible para tener este permiso antes de abril y continuar en septiembre con actividades de la escuela y el programa. Averigüé y vi que las embajadas más cercanas a mí que están continuando estos trámites se localizaban en Guatemala y en Estados Unidos, así que comparé precios de avión, estancias, pros y contras y al final me decidí por ir a Guatemala a proveer mis biométricos.

Los planes y la ansiedad de antes de mi cita en la embajada duraron muchísimo más que el tiempo que estuve en las oficinas, literalmente hice cinco minutos. Llegué, Pisé el tapete sanitizante, me puse gel antibacterial y una amable trabajadora me condujo a una sala en la que me tomaron mis huellas dactilares y una fotografía, la cual permanecerá en en los registros canadienses por al menos 10 años.

En cuestión de segundos se imprimió una calcomanía que fue pegada a mi pasaporte, la cual rectifica que mi información ya está en las bases de datos y ahora después de mucha espera, ya puedo viajar a Canadá. Claro que la travesía y la ansiedad de tener el permiso o no aún no acaban, si bien ya puedo entrar a Canadá todavía me falta el último filtro que es una revisión en las oficinas del gobierno ya estando ahí, donde darán el último visto bueno y decidirán si soy calificable a un permiso de estudio. Conmigo debo llevar la carta de aceptación de la escuela, mi información bancaria, y un plan de cuarentena que Incluye unas noches en un hotel autorizado por el gobierno, y al menos 12 días más en una dirección en la que estaré sola y no podré salir mientras termina dicha cuarentena.

Ahora que esto se vuelve más real, llegan a mí emociones mezcladas, una felicidad enorme de por fin dar ese paso que tanto he planeado, y al mismo tiempo nostalgia de la unión que la pandemia trajo a mi vida con mi familia.

Gracias por leerme en esta travesía, nos leemos pronto.

The Sunshine Chaser.

Si quieres saber cómo es aplicar a una escuela en tiempos de Covid-19 haz clic aquí

Entérate por qué una certificación de inglés es el primer paso a tus poryectos en el extranjero

Cómo puedes empezar a prepararte para estudiar en Canadá

Avatar

Soy Celia y estoy a unos meses de ser dentista, soy de Mérida, México y e encuentro a medio proceso de entrar a un college en Canadá. Junto con mi hermana Itzel dirijo una tienda en línea de segunda mano que mezcla la moda con la concientización del impacto ambiental detrás de las vitrinas del centro comercial. Estoy obsesionada con el cuidado de mi piel y el fomento al amor propio, en mi adolescencia comencé trabajar en el amor y auto-aceptación y me encanta intercambiar palabras y consejos al respecto

Cada día es una parada en este viaje, [email protected]

Sidebar